Publicado el:

El pasado sábado 8 de agosto se llevó a cabo el “II Festival Rikchari Apurímac” que fue organizado por el Núcleo Cultural de la Red de Jóvenes de Apurímac. El evento se realizó en la Plaza de Armas de Abancay y contó con la participación especial de la Casa Cultural de Teatro Arena y Esteras.

 

Edwin Chipani, Presidente del Círculo Literario Javier Heraud del Núcleo Cultural de la Red de Jóvenes de Apurímac, explicó que la importancia de este festival radica en la “reivindicación de la cultura desde la participación de los  jóvenes. Nosotros queremos que las autoridades municipales y regionales sepan que lo cultural es tan importante como las obras de infraestructura”.

En el festival, cuyo nombre significa “Despierta Apurímac”, también se realizó una recolección de firmas para impulsar la demanda de la enseñanza del quechua en las instituciones educativas del Perú. Al respecto, Chipani,  que realiza estudios universitarios en Ciencia Política y es quechuahablante, considera que “es necesario  hacer un llamado a toda la ciudadanía para que pueda colaborar con esta campaña ya que el quechua es parte de nuestra identidad como peruanos”.

 

Jóvenes que apuestan por el arte y la cultura

Arturo Mejía, director de Arena y Esteras, invitados especiales a este festival, afirmó que “es importante que se den estos espacios ya que se está viviendo una especie de apatía desde las organizaciones sociales por el tema cultural; sin embargo, festivales como este permiten que las organizaciones culturales reafirmen sus prácticas y valores en la construcción de un mundo más sensible y humano”. Por otro lado, Ana Sofía Pinedo, una de las fundadoras de Arena y Esteras, reflexionó que “la naturaleza de los jóvenes es buscar diferentes formas de expresión pero estos espacios deben ser impulsados desde el Estado y la sociedad. Es necesario que haya articulación entre estos actores para crear puentes de entendimiento”

“Creo que es fundamental que los jóvenes estemos presentes en la elaboración de políticas culturales porque en Apurímac existen espacios de coordinación que permiten que participemos y es importante que nos tomen en cuenta”, manifestó el Presidente del Círculo Literario Javier Heraud e integrante del Núcleo Cultural, quien también expresó sentirse “satisfecho de que los jóvenes hayan participado del festival porque eso demuestra interés por la cultura a través del teatro, la danza o la poesía.”

 

Articulación entre la sociedad civil y el Estado

Uno de los logros más importantes de este evento cultural fue la participación de la Municipalidad de Abancay y el Gobierno Regional de Apurímac, a través de la Gerencia de Desarrollo Social. La articulación entre la sociedad civil y las autoridades no suele tener mucho éxito debido a la poca atención que se le da a las apuestas culturales.

“Este es un proceso que representa varios desafíos”, manifestó José Guillén, miembro de Aprodeh en Apurímac. La participación de la Municipalidad y del Gobierno Regional permite que, en palabras de Guillén, “se dé soporte a las organizaciones y agendas sociales”; asimismo, manifestó que es importante trabajar el enfoque de derechos humanos en las diferentes agendas sociales ya que “nos permite ver integralmente la situación de nuestra región. Actualmente en Apurímac existe la apuesta de desarrollo a partir de la minería pero es importante atender las vulneraciones a los derechos fundamentales que se dan con esta actividad”. Por ello, Guillén señaló que la participación de los jóvenes en las organizaciones sociales es importante “porque luego tendrán responsabilidades sociales que asumirán desde su profesión o desde algún cargo público”.

Al festival también asistió Gildebram Vargas, representante del Gobierno Regional de Apurímac. Vargas expresó que “el trabajo actual con los jóvenes permitió que saliera adelante la implementación del Consejo Regional de la Juventud (COREJU) y que el tema de la identidad arte y cultura sean abordados desde esta instancia”. Este festival fue la primera actividad coordinada entre el Núcleo Cultural de la Red de Jóvenes de Apurímac y el COREJU, lo cual es un logro para la organización juvenil. Finalmente, el funcionario público enfatizó que “el Estado tiene que brindar espacios para que los jóvenes también participen de la creación de soluciones a las problemáticas de sus realidades”.

 

Jóvenes organizados

La Red de Jóvenes de Apurímac es un espacio de articulación de diferentes organizaciones juveniles y universitarias. En esta red se encuentra el Núcleo Cultural que está conformado por diferentes colectivos y organizaciones dedicadas al arte desde sus distintas disciplinas. Desde este espacio se coordinó el "II Festival Rikchari Apurímac" que contó con la participación artística de jóvenes dedicados a la danza, la poesía, la literatura, el canto y la pintura.

En mayo de 2014, estos jóvenes organizados juntaron a los candidatos al gobierno regional en un foro de debate donde lograron que firmen un acta de compromiso para impulsar la agenda juvenil y cultural de Apurímac. Esta organización constantemente promueve el interés por el arte y la cultura en los jóvenes apurimeños y ello se refleja en la integración de diferentes organizaciones de las 7 provincias de Apurímac.

 

La segunda edición del “Festival Rikchari Apurímac” pudo desarrollarse gracias a la organización del Núcleo Cultural de la Red de Jóvenes de Apurímac junto al Consejo Regional de la Juventud, la Gerencia Regional de Desarrollo Social de Apurímac, la Municipalidad Provincial de Abancay, la Dirección Desconcentrada de Cultura Apurímac, la Escuela Superior de Formación Artística Profesional  Chabuca Granda, Aprodeh y Arena y Esteras con apoyo de Diakonia, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos y la Unión Europea.

 

Foto: Lucero Zúñiga