Publicado el:

Del 13 al 20 de setiembre se desarrollará el “II Congreso Metropolitano de Cultura Viva Comunitaria” en Ate y Santa Anita donde participan diferentes agrupaciones artísticas, sociales y culturales que buscan incidir en políticas públicas sobre Cultura Viva Comunitaria (CVC). La CVC es un conjunto de procesos, expresiones y experiencias culturales territoriales de diferentes grupos poblacionales que buscan ser reconocidos como parte de su identidad a través de políticas públicas.

 

Esta segunda edición del congreso, organizado por la Plataforma Cultura Viva Comunitaria Lima (Plataforma CVC-Lima), tiene como temas de foco el fortalecimiento de la ciudadanía, el fortalecimiento del trabajo territorial y la incidencia en políticas públicas. Como parte de las actividades del congreso, se desarrolló un conversatorio sobre políticas culturales y comunidad donde los vecinos de Santa Anita cuestionaron la falta de políticas públicas que acojan la expresión de las identidades culturales de los migrantes provincianos en Lima.

 

Falta más participación en la creación de políticas culturales

Tanto en Ate como en Santa Anita se ha firmado un Pacto de Gobernabilidad que compromete a las municipalidades a trabajar por la inclusión de políticas públicas que promueva la equidad de género, el respeto de los derechos humanos y la participación intergeneracional de los ciudadanos. Este pacto es un instrumento de gobernabilidad local construido mediante un proceso participativo de los vecinos de Ate y Santa Anita que permite acoger y expresar las propuestas de gobernabilidad de su distrito.

No obstante, los vecinos que participaron del conversatorio expresaron su preocupación por la falta de promoción de las diferentes identidades culturales que tienen como migrantes o hijos de migrantes de provincias. “Las prácticas históricas que son expresadas en la  cotidianeidad del hogar no se expresan en público por temor. ¿Cómo exigimos algo que no valoramos o hay temor de reconocer como parte de nuestra identidad?”, expresó Cipriano Huamancaya, director del grupo cultural Pukllay en relación a las condiciones que generan falta de seguridad en muchos quechuablantes en Lima para expresarse en su lengua materna.

Si uno no es consciente que en democracia es necesario generar la práctica del diálogo probablemente no se está ejerciendo la ciudadanía. “Aún si tenemos las mejores leyes y los ciudadanos no participan, entonces, ¿cómo hacemos para que los funcionarios públicos nos entiendan? ¿Cómo incentivamos la participación en espacios comunitarios?”, se pregunta Huamancaya.

La participación en comunidad permite que la ciudadanía esté organizada y con ello participe activamente en la propuesta de políticas públicas que respondan a la realidad y necesidad de cada espacio, fue una de las conclusiones del conversatorio.

 

Comunicación y acceso a espacios públicos

Por otro lado, la poca facilidad de acceder a los espacios públicos muchas veces impide la realización de eventos artísticos que reafirman y promueven la diversidad cultural, señalaron las agrupaciones que forman parte del movimiento de CVC en Lima. Otro de los problemas que indicaron es la falta de criterio de los funcionarios en reconocer qué es y qué no es una expresión artística y cultural. “Hay funcionarios que piensan que solo el ballet es cultura y es ahí donde uno se da cuenta que falta conocimiento y valoración de otras expresiones culturales”, lamentó el director de Pukllay.

Los participantes del conversatorio reflexionaron sobre programación de los medios de comunicación televisivos y su falla en la representación de la diversidad cultural del Perú. Y es que en el Perú no existe una ley que dé las condiciones para la creación de medios de comunicación, como los comunitarios, cuyo contenido atienda a la realidad de diversas zonas del país.

En el 2014, el presidente Ollanta Humala promulgó la Ley de Formalización y Promoción de empresas de radiodifusión comunitarias de radio y TV en zonas rurales, la cual, según el Observatorio Latinoamericano de Regulación, Medios y Convergencia, “la ley no tiene como objeto a este sector (es decir, la creación de medios comunitarios audiovisuales) sino regularizar emisoras locales y regionales en situación irregular o ilegal, abriendo un período de amnistía para regularizar su situación”.

Frente a ello, ¿qué comunicación hacemos y qué comunicación queremos? Se preguntó Óscar Salvatierra, miembro de la Red Fraktal, red que trabaja para la construcción de procesos de comunicación horizontales, democráticos y soberanos. Al respecto, Salvatierra destacó la importancia de espacios como la reciente “Semana por la Soberanía Audiovisual”, un evento que promueve la producción de contenido audiovisual acorde con la realidad, donde se construya una comunicación más popular cuyos mensajes contribuyan al desarrollo comunitario.

La educación y comunicación sobre la apuesta de la CVC es una estrategia que podría ser trabajada por las organizaciones sociales en sinergia con los gobiernos municipales para promover la participación de los vecinos y valoración de sus tradiciones, fue otra de las conclusiones del conversatorio.

 

El “II Congreso Metropolitano de Cultura Viva Comunitaria”, que va del 13 al 20 de setiembre, también cuenta con diferentes actividades de libre participación vecinal.  Este evento se recogerá información que permitirá elaborar una serie de propuestas sobre políticas culturales para implementar en las diferentes municipalidades distritales y Lima Metropolitana. Esta edición del congreso se desarrolla en Ate y Santa Anita bajo la dirección de Pukllay, Casa Diversa, Asociación de Artistas Aficionados, Grupo Galileo Galilei, Arcángel, Somos Cultura, Karpunkuy, GIGSA y Allinruro, agrupaciones que integran la Plataforma Plataforma CVC-Lima.

Foto: Plataforma Cultura Viva Comunitaria Lima