Publicado el:

De acuerdo con las Naciones Unidas, en lo que va de este año, han muerto en el mediterráneo 1600 personas, que se sumarían a las 3500 personas que perdieron la vida en el 2014.

La tragedia de Lampedusa, en octubre del 2013, en la que un barco naufragó cerca de las costas italianas con más de 500 inmigrantes a bordo, dejó un saldo de más de 300 personas muertas, decenas de desaparecidos y a una Europa en crisis por la falta de una política humanitaria migratoria.

Se pensó que Lampedusa marcaría un antes y un después en la política migratoria Europea, sin embargo, nada ha cambiado desde entonces y este último sábado otra embarcación con más de 700 inmigrantes a bordo volcó nuevamente en el Mediterráneo en la que podría ser la tragedia migratoria más grande en busca de las costas europeas.

El día de hoy se reunirán los ministros de exteriores de la Unión Europea (UE) en Luxemburgo y se espera que lleguen a un consenso para el próximo jueves que se realizará un Consejo de Urgencia para abordar el tema migratorio. "Necesitamos abordar varios temas: cómo pararle los pies a los traficantes de personas, cómo combinar esfuerzos entre los países miembros de la UE para rescatar a los inmigrantes en el mar y la cooperación con los países de origen”, ha declarado el presidente Donald Dusk del Consejo Europeo.

Sobre el posible perfil de las víctimas, Pascale Coissard, vicepresidenta de la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado, manifestó que “estas personas están huyendo de una situación de violencia generalizada en su país, o vienen de una miseria profunda”. Coissard señala que muchos de los migrantes eran de Eritrea, Somalia, Siria y Libia, que son “Estados totalmente fallidos”. Además, enfatizó que es necesario trabajar políticas de fondo sobre los niveles de violencia en estos países pero lo más urgente es brindar ayuda humanitaria en este nuevo caso de naufragio.

De acuerdo a la legislación internacional sobre el refugiado, este es una persona que huye de su país por ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda  a causa de acogerse a la protección de su país. Es decir, son personas cuyas vidas peligran y no tienen más remedio que migrar para salvar sus vidas, como sucedió con los europeos durante la Segunda Guerra Mundial.

 

Entrevista a Pascale Coissard aquí: http://goo.gl/yPe2wd

FOTO: New York Times