Publicado el:

Cuatro obispos del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) denunciaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos la afectación de los derechos humanos como consecuencia de las actividades extractivas en América Latina y el Caribe.

Entre los religiosos se encontró al Monseñor Pedro Barreto, Arzobispo de Huancayo, en Perú, y Presidente del Departamento de Justicia y  Solidaridad del CELAM, quien manifestó que en países como Brasil, Ecuador, Honduras, México y Perú es común la violación de derechos humanos a causa de la prioridad de “un sistema económico que pone el lucro por encima de la persona humana, un extractivismo sin rostro humano y sin ética”.  El monseñor peruano también lamentó que este problema continúe debido la irresponsabilidad de las empresas en complicidad con los gobiernos.

 

Propuestas sobre derecho medioambiental

No obstante, los obispos plantearon que, si bien los Estados son los responsables directos de los manejos políticos en sus países, la Iglesia Católica intervendrá con las siguientes propuestas desde su misión evangélica.

 

- No criminalizar las manifestaciones sociales en contexto de conflictos socioambientales

- Formación sobre parámetros internacionales en materia de derechos humanos, pueblos indígenas y no indígenas

- Asumir corresponsabilidad internacional sobre la naturaleza, reparación a víctimas y al medioambiente por consecuencias de las industrias extractivas

- Buscar salidas pacíficas y justas respecto a la cultural y naturaleza

- Abrir un canal permanente de cooperación

 

Red Panamazónica

El Monseñor Barreto destacó la creación de la Red Eclesial Panamazónica, que abarca  territorios en 9 países, que “permite tener más impacto para defender a la población pobre, a las culturas indígenas que tiene una riqueza impresionante, una cultura de armonía en relación con la naturaleza”.

Asimismo, el religioso peruano afirmó que la Red Panamazónica cuenta con el apoyo del Papa Francisco.

 

Escuchar aquí la sesión en la CIDH: http://goo.gl/nycYCJ