Publicado el:

La Mesa de Discapacidad  y Derechos de  la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) lanza la campaña “Mis derechos también importan”, que emplaza a los dos candidatos presidenciales para que se comprometan en implementar políticas públicas para este sector poblacional, en materia de salud, educación, accesibilidad, empleo, seguridad social y capacidad jurídica.

 

Organizaciones de derechos humanos y discapacidad lanzan campaña “Mis derechos también importan”, a fin de que los candidatos presidenciales, Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski, se comprometan públicamente a firmar un compromiso para trabajar las demandas de 1 millón 575 mil peruanos que tiene algún tipo de discapacidad en el país. 

Hace una década empezó el decenio de las personas con discapacidad, sin embargo los avances para reducir las desigualdades no son alentadores. Existe 78% de niños y adolescentes con discapacidad que están fuera del sistema educativo. Según el INEI, se estima que menos del 1% de las escuelas inicial, primaria y secundaria tienen condiciones de accesibilidad física para personas con discapacidad; además, el 92.1% de las instituciones educativas supervisadas por la Defensoría del Pueblo señaló no haber recibido ningún tipo de material adecuado para la inclusión de estudiantes con discapacidad. Asimismo, el 38,2% de este sector poblacional no tiene ningún seguro de salud y el 76.8% se encuentran económicamente inactivas. Durante este decenio, el logro que más se resalta es la promulgación y reglamentación de la ley N° 29973, Ley General de la Persona con Discapacidad, pero que no se ha cumplido. 

“Estamos terminando este decenio con muchas falencias, se ha avanzado, pero todavía hay mucho por hacer, principalmente en educación, salud, trabajo y accesibilidad”, señala Hugo León, presidente de la Confederación Nacional de Personas con Discapacidad del Perú. “Existe un reto en el nuevo gobierno en evidenciar una real voluntad política. Existe un círculo vicioso entre discapacidad y pobreza. En una familia en la que alguien nace o adquiere una deficiencia se convierte en un factor de empobrecimiento porque todavía no contamos con una serie de políticas que puedan atenuar este tipo de situaciones”, señala Madezha Cepeda, integrante de la Mesa de Discapacidad de la CNDDHH.

Esperanza Villafuerte, integrante de FENAMUDIP, organización integrante de la Mesa, remarca que es fundamental que la aplicación de políticas públicas deben ser consultados a las personas con discapacidad, organizaciones y colectivos. “Si no se nos incluye, es muy difícil que tengan algún impacto significativo en la calidad de vida de las personas con discapacidad”, enfatiza.

La campaña “Mis derechos también importan” impulsada desde la Mesa de Discapacidad y Derechos Humanos de la CNDDHH está integrada por Aprodeh, Asociación de Abogados Invidentes, Aynimundo, Centro de Empoderamiento de Personas con Discapacidad – CEMPDIS, Centro de Políticas Públicas y Derechos Humanos - Perú Equidad, Comisión de Damas Invidentes del Perú – CODIP, Confederación Nacional  de Personas con Discapacidad del Perú (CONFENADIP), Grupo de Iniciativa por la Niñez – GIN, Federación Nacional de Mujeres con discapacidad del Perú – FENAMUDIP, Instituto de Democracia y Derechos Humanos – IDEHPUCP, Musas Inspiradoras de Cambio, Paz y Esperanza, Sociedad y Discapacidad – SODIS, Sociedad Peruana de Síndrome de Down –  SPSD, Sense Internacional Perú.