Publicado el:

Un grupo de 8 licenciados del Ejército de Ayacucho dieron su testimonio sobre el reclutamiento, formación y secuelas que dejaron sus actividades militares durante el periodo del conflicto armado interno en Perú.

 

En el marco de un *taller de video participativo implementado por organizaciones de derechos humanos, 8 soldados contaron su historia y actuaron escenas de su vida durante la década de los '80 y '90, cuando hicieron su servicio militar obligatorio. Los testimoniantes  también hablaron sobre sus demandas actuales.

 

Servicio militar obligatorio

Hasta el año 1999, en el Perú, el servicio militar era obligario para los jóvenes entre 18 y 25 años de edad; no obstante, el testimonio de uno de los participantes afirma que muchos "adolescentes entre 14 y 18 años fueron reclutados de forma violenta, sin ningún respeto por sus derechos humanos, sin el conocimiento de sus padres" y recuerda que "algunos fuimos reclutados mientras nos dirigíamos a nuestros centros educativos". Los soldados recordaron que la gran mayoría de los reclutados eran de "familias de muy bajo nivel económico" y "los hijos de familias pudientes, simplemente, 'arreglaban' económicamente su exoneración".

Por otro lado, los testimonios dan cuenta de "vejámenes y tortura en nombre de la formación del combatiente" así como abusos hacia los reclutados. La alimentación y la dotación de su uniforme era severamente reducido. En el video se narra que cuando se tenía que alimentar al personal en un patrullaje,  "el oficial no gastaba ni un sol en ello, al contario se pedia apoyo a las comunidades y poblaciones y si no se colaboraba, simplemente se tomaba lo que fuera necesario para la alimentación del personal de tropa".

 

Perdón a la sociedad y atención del Estado

Aunque los testimonios cuentan los maltratos y vulneración de sus derechos humanos durante el reclutamiento y formación, en el video los soldados manifiestan estar orgullosos ya que "los licenciados de las Fuerzas Armadas hemos sido parte de la pacificación del país durante las guerras o conflictos armados". "El servicio militar obligatorio, durante la época de violencia socio política, fue de carácter excepcional debido a las condiciones en que las Fuerzas Armadas habían asumido la responsabilidad de la lucha contrasubversiva interna", se escucha en el video testimonial.

No obstante, los licenciados del Ejército reconocieron que atentaron contra los derechos humanos y asumen un compromiso de reflexión sobre sus actos para lograr una verdadera reconciliación. "Los soldados del ayer, hoy y siempre de las Fuerzas Armadas pedimos perdón" (...) "El perdón no significa el olvido", afirmaron.

Finalmente, los licenciados que dieron su testimonio señalan que necesitan tratamiento de su salud mental porque también son víctimas olvidadas del terrorismo. Ellos demandan que se cumplan los beneficios estipulados en la Ley N° 29248. Entre los beneficios de esta ley está darles prioridad en el acceso a puestos de trabajo, becas para los licenciados que quieran cursar estudios superiores, acceso a una línea especial de crédito para que regresen a la actividad agropecuaria, entre otros.

El servicio militar en Perú es voluntario pero existe el polémico mecanismo del sorteo público que designará a más voluntarios en caso de no alcanzar la cifra requerida.

 

*En Noviembre de 2015, un grupo de 8 participantes de diferentes asociaciones locales y de la Federación Regional Ayacuchana de Licenciados del Ejército Peruano participaron en un taller de video participativo. Este taller fue implementado por el proyecto Apoyo para la Paz de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos apoyado por el Servicio Civil para la Paz de la GIZ, Centro Loyola Ayacucho y Paz y Esperanza.

 

Foto: Novia de uno de los licenciados en la grabación del video / Inga Seifert

Ver video testimonial aquí: